10 may. 2011

Los mismos perros con distintos collares

Hace no muchos años las mujeres no éramos libres, no podíamos elegir nuestro futuro, no nos estaba permitido estudiar o trabajar en lo que deseábamos, teníamos un rol que cumplir y no había forma de salirse de ese rol sin ser perseguida y acosada duramente. Marginadas, apartadas de la sociedad o incluso perseguidas por la ley.

Pero llegó la revolución feminista. Y se conquistaron derechos.

Derechos que ahora parecen querer convertir en obligaciones.

¿Quiénes? pues está claro, los tiranos de siempre... los que han exclavizado siempre a la mujer, un numeroso y nutrido grupo formado por hombres y también por ¡¡mujeres!!

Mujeres, esto es lo más triste.

Y son hombres y mujeres que están por todas partes. En el gobierno, en el sistema educativo, en la prensa, en el arte, en la moda, en la empresa...

Por todos lados andan los mismos perros con distintos collares.

Antes no se podía elegir, ahora tampoco.

Ahora podemos elegir... podemos elegir qué estudiar, a qué dedicarnos, con quién casarnos (sea hombre o mujer) o incluso no casarnos. 

¡Qué bien! ¡Por fin somos libres!

Pues no.

Porque ahora no podemos elegir lo que antes era obligatorio, es decir: ser madres a tiempo completo, educar a nuestros hijos, dedicarnos a la familia mientras deseamos.

Ahora se nos insulta, se nos tacha de retrógradas, somos sospechosas de "abandono de familia" (por favor... ¿será un chiste?), ¡hasta se nos procesa!,  los psicólogos nos consideran un grave peligro para nuestros hijos por no "hacer nuestra vida", se nos atribuye la culpa de la crisis económica (según el ministro por no escolarizar a nuestros hijos recién nacidos), se nos acusa de boicotear el feminismo (¡qué risa me daría! si no fuera tan penoso...).

Ahora los iluminados (qué pena, uso el genérico masculino con vergüenza porque la mayoría son iluminadAs), ahora son tan listos que han confundido los términos... ahora creen que aquello a lo que antes se dedicaba la mujer era malo, estaba mal... ¿Ahora quién narices les explica a estas listas y a estos listos que lo que estaba mal era LA OBLIGATORIEDAD o LA PROHIBICIÓN de elegir otras cosas?

Es como si cuando abolieron la esclavitud hubieran considerado que lo denigrante era ser agricultor o realizar tareas de servicio doméstico...

A ver, vamos a explicarlo facilito... como para niños pequeños... ¡que no! ¡que lo aberrante es que alguien haga cualquiera de esas actividades de forma forzosa! ¿es tan difícil de entender esto?

Pero, pero, pero... lo que no me explico es cómo mi hijo de cinco años puede entender estas cosas y esta gente taaaaaaaaaaaan lista (escritores, políticos, abogados, jueces, psicólogos,...) las confunde de forma constante....

Se ve que en el colegio no aprendieron a conservar su inteligencia innata... pobres... deberían haberse educado en casa.

4 comentarios:

Marvan dijo...

Total, que si friegas la escalera del vecino y te paga eres todo una mujer realizada, pero si friegas tu propia escalera no eres más que una simple ama de casa que no quiere trabajar ;)
Es triste, pero ahora la gente piensa así.......

♥ meninheira ♥ dijo...

Y lo peor es que para sentirte realizada has de tener un trabajo de esclava (jornadas de más de 8 horas con disponibilidad telefónica, sueldo mileurista,...). Que no hombre, que no, que yo no me lo trago.

Eva dijo...

La verdad es que yo tampoco me lo trago y no me hacen sentir mal las críticas y los comentarios por tomar mis propias y muy meditadas decisiones, más bien creo que me da rabia porque a muchas mujeres sí que se lo venden. Y toman la decisión de incorporarse prematuramente a la vida pública después de ser madres, no por su propia voluntad, sino por presión social.

Silvia dijo...

Me hiciste reir... Y no te creas, eso de que antiguamente estábamos esclavas no es del todo cierto.
La mujer (al igual que el hombre), en determinadas sociedades y en determinados estratos sociales, ha sido esclavizada, pero nos olvidamos de las libertades y privilegios de los que gozaban mujeres en los tiempos Bíblicos, coloniales, y en muchos aspectos que nosotras ahora, tras esa liberación supuesta, sólo soñamos.
Y para lo que vale un voto en España y en muchos paises actualmente, preferiría sin pensármelo renunciar a tan "preciada" libertad si pudiera ganar un respeto que como madre, esposa y ama de casa, no tengo.
Parezco más que retrógrada medieval ¿verdad?, pero es que sí, preferiría en muchos aspectos volver a ese tipo de sociedad que es tan desconocida y que no fue en absoluto peor que la época moderna y postmoderna que vivimos.
Esto si que es esclavitud del ser humano.