6 may. 2011

Actividades creativas con regletas

Las enfermedades se resisten a abandonarnos este invierno.

Después de cuatro meses muy duros viendo a mi hijo mayor cayendo en una enfermedad tras otra, hasta quedar sumamente débil, ahora parece que empieza a remontar un poquito, pero sin embargo parece que le ha pasado el relevo a su hermana pequeña. La pobre lleva ya muchos días arrastrando un catarro, y en esta última semana se le ha complicado. Lo cual, unido al tiempo tan desagradable con tanto aire, nos ha tenido toda la tarde retenidos en casa.

D ya estaba aburrido, y yo no podía ni soltar a la pequeña un momentito, ya que al estar con fiebre sólo aguantaba sin llorar pegadita a su mamá y la teta.

Se me ha ocurrido sacar la caja de las regletas que tenía por ahí desde el verano pasado y que hemos usado cuatro veces y hace un montón de meses.

Al principio me he arrepentido de no haber hecho las fotocopias que quería hacer de dibujos para hacer con regletas. No para que los haga, sino como sugerencia, por si no se le ocurría qué hacer con ellas.

Pero no ha sido necesaria ninguna motivación. La verdad que se ha entretenido mucho con las regletas más de una hora entera. Aunque los usos que les ha dado sean un poco peculiares.

Ha comenzado a golpear la tapa de madera de la caja a modo de tambor con dos "palillos" que eran las barras naranjas (de diez). Y ha comenzado a poner encima de la tapa muchas regletas diferentes. Ha comenzado a notar que si la tapa tenía encima peso sonaba diferente. Así que ha estado haciendo pruebas hasta vaciar la caja de regletas sobre la tapa, ha vuelto a recoger, ha puesto la mitad....

Ha estado muy atento escuchando y probando diferentes sonidos.

También se ha dado cuenta de que algunas de las barras estaban hechas con una madera menos densa, pesaban menos que otras, por eso cuando colocaba esas encima apenas notaba la diferencia de sonidos.

Ha sido una clase muy entretenida.

No hemos aprendido nada de matemáticas, pero sí que ha sido una gran experiencia sensorial, ha practicado con los sonidos y los pesos.

Y es que cuando a los niños se les dan materiales creativos, que ofrecen posibilidades múltiples, y no se les dirige ni orienta ni motiva... al final, a menudo, los resultados son sorprendentes.

No hay comentarios: