23 may. 2011

Comparaciones

Hace unas mañanas nos surgió de repente una actividad muy divertida.


Mi pequeña Z estaba jugando con un librito de cartón duro en que venían dibujadas algunas frutas, y su hermano, al mirarlas se preguntó qué era más grande si un plátano o una manzana. Muy observador me dijo que el plátano era más largo y la manzana más gorda, así que ¿cómo se podía saber cuál era más grande?


Fue una pregunta curiosa que nos dio pie a intruducir un concepto por vez primera, el concepto de VOLUMEN.


En esos momentos agradecí tener el material necesario para realizar la actividad, porque son de esas oportunidades que si tienes que pararte a buscar los materiales, se pasa la curiosidad y se perdió el momento apropiado.


Así que cogí unas jarras medidoras que había comprado hace un año y no habíamos usado todavía (esperando el momento adecuado).



Llenamos un recipiente pequeño con agua hasta el borde y en él introducimos primero una manzana más bien pequeña y después volvimos a rellenar y metimos un plátano gordo (era lo que teníamos).


Entonces observamos cómo al meter cualquier objeto el agua rebosaba y salía del recipiente.


Recogíamos el agua desplazada y la medíamos con las jarras medidoras. Para sorpresa de ambos la manzana pequeña tenía más volumen que el plátano grande!!! nunca lo hubiera dicho.


A D le gustó mucho el experimento, así que probamos con más frutas, una naranja gordísima que ganó por goleada.


Ya que estábamos puestos en el tema de comparar volúmenes, aproveché para comentarle que podíamos comparar otras cosas, como el peso.


Sacamos la balanza, que había también comprado el año pasado y apenas la hemos usado un par de veces, y comenzamos a pesar las distintas frutas.



Llegamos a las siguientes conclusiones:


Una manzana pequeña pesa lo mismo que un plátano gordo y tres nueces.


Una naranja gorda pesa lo mismo que un plátano gordo, dos ciruelas, y cinco nueces.


Y después observamos que, lógicamente, una naranja gorda pesa lo mismo que una manzana pequeña dos ciruelas y dos nueces.


Después D quisó hacer más comparaciones entre frutas, y se le ocurrió comparar la dureza apretando las frutas con sus manos, llegando a la conclusión de que por orden de mayor a menor dureza las frutas que estabamos usando iban así: nuez, manzana, naranja, plátano, ciruela.

1 comentario:

Alana dijo...

Una actividad muy interesante! Acabo de descubrir vuestro blog, muchas gracias por compartir lo que hacéis. Mi hija también es del 2005 y el peque del 2009.

tienes un premio en nuestro blog

un abrazo