9 may. 2011

Aprendiendo a leer con comics II

Los Pitufos

En 2008 Los Pitufos (les Schtroumpfs) cumplieron cincuenta años. El creador de estas pequeñas criaturas –el dibujante Pierre Culliford, “Peyo”, figura entre los creadores más notables y recordados de la historieta francobelga. 

Se trata de unos seres diminutos de color azul, similares a duendes. Físicamente, son idénticos entre sí. Van ataviados con birrete y pantalón blancos. Su diferenciación psicológica adquiere un tono gremial, y está relacionada con el quehacer que cada uno de ellos desempeña en esa aldea de hongos donde habitan.

Su gobernante es el Gran Pitufo (Papá Pitufo en la adaptación televisiva), un ser sabio y bondadoso que conoce las artes mágicas.

A diferencia de los demás pitufos, el Gran Pitufo luce birrete y pantalón rojos. Su gran enemigo no es otro que Gargamel, un brujo empeñado en capturar a los pitufos para usarlos en una fórmula alquímica. Claro que Gargamel no es el único perseguidor de los duendes azules: su gato Azrael, tan malvado como el hechicero, también sueña con devorar a los pitufos.

Basta con repasar los argumentos de sus primeros álbumes para advertir que “Peyo” estaba muy atraído por la imaginería medieval. Más allá del humor y del dinamismo que siempre caracterizan a sus historietas, en ellas encontramos una semejanza con las fábulas tradicionales, en el sentido de que el relato incluye siempre una lección moral.

La serie en que los pitufos iniciaron su andadura estaba protagonizada por Johan y Pirluit (Johan et Pirlouit), dos jóvenes cuyas peripecias transcurren en la Edad Media. Aunque similar a otras de la misma serie, la trama que vio nacer a los personajes azules era tan divertida como original.

Por desgracia, en diciembre de 1992 falleció el dibujante, pero el estudio, dirigido por su hijo Thierry Culliford, prosiguió su línea productiva.

Con este cómic de los pitufos negros aprendimos muy bien el sonido de la letra "Ñ" de una forma muy divertida.

No hay comentarios: