16 nov. 2011

Mudanza

Definitivamente vamos a mudarnos de casa a final de este mes. Ha habido muchas dudas en el proceso, ha sido una decisión muy dura de tomar para mí. Esto supone abandonar la casa donde nació mi hija pequeña. No es que llevemos mucho en esta casa, apenas tres años, además ya debería estar acostumbrada a las mudanzas, llevo diez a mis espaldas... pero no sé, es como si siempre se quedara algo de mí en las casas que abandono... snifff

Ahora me da pena ir viendo cómo vamos vaciándolo todo:


Este es el aspecto que presenta ahora lo que ha sido nuestro hogar...



Aún nos quedan unos días para irnos despidiendo. Espero que D. no lo pase muy mal, le encantaba su casa, no hay muchas en las que puedas ir en patín o en bici por los pasillos, que tengan unas terrazas tan enormes y soleadas, que den tanto juego a los niños para trepar, correr, esconderse y vivir.

Él, por supuesto, no se quería ir,... ¡ni yo! pero a veces la realidad manda...

7 comentarios:

Silvia dijo...

Lo siento, Eva, se veían colores lindos en las paredes.

Marvan dijo...

Estos cambios también pueden ser grandes momentos de aprendizaje para los niños.
Cada casa tiene cosas buenas y malas y va muy bien para relativizar las cosas y no verlas tanto como blanco y negro.
Espero que os vaya muy bien en la nueva casa, que seguro también tendrá rincones excepcionales para descubrir ;)

Alana dijo...

cómo me suena todo esto jeje nosotros llevamos muchos cambios ya, y la verdad es que mi hija siempre lo ha llevado muy bien, pero pasar de una masía con bosque a un duplex no ha sido fácil (ni para ella ni para mi!!) Justo ahora que hace medio año que estamos aquí ha dejado de dibujar la masía y ya dibuja la nueva casa (igual pero con tropecientos pisos!) Así que aunque de pena poco a poco iréis haciendo vuestro el nuevo espacio.

Un abrazo! y ánimo con lo que queda de mudanza!!

Eva dijo...

Silvia muchas gracias, la casa es muy bonita, eso es cierto, pero también es verdad que a dónde nos vamos también está muy bien. Algunos ratos estoy más positiva y otros me entra más añoranza jeje.

Al final no puedo ir al curso en Madrid porque me coincide con la mudanza, pero eso significa que quizás pueda ir más adelante (normalmente vamos a pasar una semana a Madrid en invierno). Me gustaría saber en qué fechas estarás y cómo localizarte por si estamos en Madrid, ya hablaremos tranquilamente.

Un abrazo!!

Eva dijo...

Marvan tienes toda la razón.

Perdemos espacio e independencia (ya que viviremos acompañados), tendremos que llevar más de la mitad de nuestras cosas a guardarlas en el pueblo y nos alejamos de algunos lugares.

Pero en nuestro nuevo hogar habrá muchas cosas buenas también, estamos preparando un cuarto específico para los niños, para que esté todo adaptado a ellos en él.

Además tenemos al lado la biblioteca (a 20 metros). Enfrente de la ventana de la cocina están las piscinas de verano y las pistas de tenis donde D. va a clases de tenis tres veces por semana, como la calle es peatonal bajará y subirá solo (lo cual le encanta)

Frente a la terraza hay una asociación dónde dan clases de ballet y bailes regionales. A mis hijos les encanta ver ensayar a las niñas. D me ha preguntado si los niños pueden ir a ballet y si él podría ir si quisiera (la verdad es que su fisionomía es la típica de un bailarin de ballet, a menudo va por casa subido sobre las uñas de los pies).

Ganamos cosas, perdemos otras... Pero sobre todo me da nostalgia...

He hecho suficientes mudanzas como para saber que esta sensación se pasará. Gracias a eso puedo ayudar a mi hijo a lidiar con esa sensación que también a veces veo que le atosiga un poco.

El aprendizaje del desapego es muy importante en la vida, y a las casas es una de las cosas a las que más nos apegamos, así que tienes toda la razón, es un gran e importante aprendizaje... además de una enorme cantidad de trabajo!!!!! jejeje

Eva dijo...

Muchas gracias Alana.

Jo, no me extraña que a tu hija le haya costado asimilar el cambio de casa... una masía debe ser un lugar que casi ningún niño podría olvidar fácilmente jeje

Tienes toda la razón, dentro de unos meses la nueva casa será nuestro hogar, a veces cuando uno se pone un poco tristón ayuda saber que esa sensación desaparecera, ver las cosas en perspectiva...

Gracias a las tres por vuestros buenos deseos!!!!

Un abrazo

Alana dijo...

Uf, si yo te contara... llevo 15 mudanzas y siempre con ilusión porque por suerte siempre he ido a mejor (que no siempre significa más grande) Pero ésta última me ha costado un proceso de duelo en toda regla!! Por la casa y por tantos proyectos que tenía! aaaaah las expectativas!!!

Pero bueno, al final me quedo con el año que disfruté de una masía preciosa de tropecientos siglos restaurada), antes de que la convirtieran en casa rural y le robaran ese encanto antiguo.

Ahora estoy encantada de estar cerca de todo y no tener que hacer 10km para ir a hacer cualquier recado. Como tu muy bien dices, se pierden cosas y se ganan otras...


Mucho ánimo y sobretodo daros tiempo!!