11 nov. 2011

Conciencia cívica

D. está en los adorables seis años, esa edad en la que los niños se creen muy mayores y ya quieren parecer independientes. En el caso de D. esto es genial, porque le ha costado mucho coger autonomía, pero definitivamente ahora ya se vale por sí mismo para casi todo, se viste, se baña, se lava los dientes, come sin ayuda, y trata de atarse los cordones de las zapatillas (sin éxito por ahora pero con mucho empeño).

Además está en esa edad en la que hace suyas todas las normas de convivencia ciudadana que le parecen importantes, y como es el máximo defensor de las mismas se pasa el tiempo cogiendo basura que otras personas tiran en la calle.

Cigarros, puros, papeles, plásticos, chicles,... nada se escapa a sus ojitos cuando está en modo "búsqueda" de basura.

Hace unas semanas su padre comenzó a inquietarse por la idea de que cuando salíamos a pasear no paraba de ensuciarse las manos con porquerías ajenas, y además tampoco le dejábamos recoger los chicles. Así que le ofrecimos unos guantes y pasó muuuuuuuuucho rato recogiendo basurillas por las calles del vecindario jejeje


2 comentarios:

Silvia dijo...

Que belleza... si, mi hija ya pasó los seis, y sigo disfrutando de esos logros e independencia, cada vez más madurez.

Está para comérselo con sus guantecitos.

Eva dijo...

Gracias Silvia!!

La verdad es que están muy ricos a esta edad.

Besotes