10 may. 2012

EVOLUCIÓN

La vida es evolución.

Evolucionamos en muchos aspectos. 

Y hay momentos en los que evolucionamos más que otros.

Ahora mismo yo estoy en una etapa de evolución a gran velocidad.

Finalmente sí fui capaz de sopreponerme a la autocompasión y logré aprovechar la crisis como una oportunidad de aprendizaje y evolución.

En eso estoy.

La evolución y la crisis no han acabado pero se han dado grandes y esperanzadores pasos por los que no puedo menos que sentirme agradecida.


Después de algunos años apartada de mi aprendizaje espiritual he decidido volver a la Escuela de Terapia Transpersonal, sentía que necesitaba reencontrarme, volver a mi centro, a mi ser.

Hace tiempo que la espiritualidad estaba en mi vida como algo rutinario y poco predominante. No me daba cuenta, pero esto me estaba pesando, esto me llevó a la grave y seria crisis que he tenido que atravesar. Así que me he sentido llamada a renovarme.

Estoy realizando un curso de Educación Transpersonal. Es muy interesante en muchos aspectos, pero sobre todo me está dando gran paz para continuar y una enorme alegría de vivir. También estoy tomando mucha más conciencia y puedo ir reajustando la educación que quiero para mis hijos.

Mis pequeños también evolucionan.

Sigo sin tener programa educativo, he hecho mil intentos pero son totalmente infructuosos. No quiero decir con ello que haya renunciado... ¡qué va! yo sigo siempre con eso pendiente de estructurar un poco el aprendizaje, pero estoy últimamente observando que es posible que mi cabeza ya no pueda funcionar bien en este modo llamémoslo (por definirlo de algún modo) "esquema organizado y planificación metódica"

Me doy cuenta de que ahora mismo funciono mucho más en forma de "mapa creativo en 4D" donde los aspectos a atender en la educación de mis hijos parecen estar allí en mi mente y parece que de algún modo puedo manejarlos y saber en qué punto estamos y qué necesitamos sin descuidar. Pero no soy capaz de plasmar objetivos y actividades previstas y llevar un orden.

Y aunque eso me crea cierta ansiedad, de algún modo me sorprende y me quedo de piedra cuando a pesar de mi falta total de planificación y mi sensación de caos y de hacer muy muy poco y muy desorganizadamente, sin embargo observo que la evolución es bastante correcta y se ajusta bastante a las expectativas que tenía al comenzar el curso escolar, incluso superándolas en algunos aspectos.

D ya ha superado los 6,5 años. No está para nada al nivel académico de la mayoría de los niños de su edad. Sin embargo su evolución en lo intelectual es tan buena y tan positiva que estoy muy contenta. En lo emocional, que es y será su caballo de batalla en esta vida, también va avanzando con paso lento pero sobre bases que considero buenas. En lo físico sí que realmente se ha superado a sí mismo y puedo decir que si hace dos años tenía bastantes dificultades, hoy por hoy no tiene nada que envidiar a la media. Es mucho más coordinado y fuerte, y se han revelado en él unas condiciones atléticas impresionantes, le gusta mucho correr y lo hace muy bien, ¡yo ya no puedo seguirle! Claro, desde hace años mi forma física deja mucho que desear, pero yo he corrido mucho y para mí no poder seguir corriendo a mi hijo de 6 años es.... ¡¡buf!! Me siento orgullosa de él.... y poco orgullosa de mí misma jajaja.

Y por lo demás es un niño maravilloso que me sigue enseñando mil lecciones cada día y con el que disfruto cada día más en todos los aspectos. Ahora muchas veces recuerdo mi angustia cuando era un bebé y cómo me costaba permanecer con él y cómo me agobiaba. Y me da risa porque en este momento mis mejores ratos son a su lado y nunca me canso de compartir con él cada minuto.

Z tiene 20 meses, y está realmente preciosa, habla tanto y tiene tantas ocurrencias que nos pasamos el día riéndonos. Nos ha dado tantísima alegría, es realmente un regalo para todos.

Los niños tienen sus primeras disputas, empiezan a asomarse los celos, todo normal y saludable. Se quieren tanto que me enternecen, y se chinchan tanto que me enfurecen... así es la vida jeje



Y en cuanto a mí, pues he estado mal, lo he pasado mal.

Pero estoy mejor, mejorando... evolucionando.

Las claves:
  • Tratar de volver a mi Ser esencial.
  • Meditar, estar más atenta y consciente.
  • Confiar.
  • No rendirme.
  • Aprender.
  • Ir luchando un poco contra mi prepotencia y mi orgullo.
  • Y sobre todo intentar sentir, dar y ser AMOR, AMOR Y MÁS AMOR.
Dibujo mío que trata de mostrar cómo siento la dimensión transpersonal.

Trataré de ir compartiendo más cositas... si es eso lo que siento que debo hacer.

Gracias por leer.

2 comentarios:

Maria Calderón dijo...

Cuánto me alegro de volver a leerte, Eva. Gracias por compartir todos estos pensamientos.

1beso.

Eva dijo...

Mil gracias María. Sigo leyendo tu blog a menudo, siempre tan interesante.

Un abrazo

Eva