30 may. 2012

Primavera de animales

Este fin de semana visitamos otra vez La Cuniacha.

Ya habíamos estado hace dos años. Es un parque en un entorno increible y los animales están muy cerca, algunos sin vallas, por lo que los niños pueden disfrutar a tope de la naturaleza.

Disfrutaron muchísimo.


D no tiene ningún miedo de los animales, de ningún tipo. Aquí está acercándose a un ciervo que le mira receloso pero él se acerca con cautela para no asustarlo.

Pudimos ver crías albinas de arce, preciosas. Y a un ciervo recién nacido (habría nacido en los anteriores cinco minutos).



El lince ¡cómo no! fue la atracción principal. Los niños disfrutaron mucho con sus gruñidos, bufidos, silvidos y demás ruidos amenazantes. También se lanzó varias veces contra la valla intentando disuadirnos de entrar en su territorio. Es un animal que no querría encontrarme sin rejas de por medio, pero mis hijos (la pequeña Z incluida) tampoco parecen tenerle ningún tipo de miedo.

Vimos gamos, caballos y ardillas. Disfrutamos mucho comiendo a pocos metros de los bisontes, incluso pudimos contemplar un combate a cabezazos entre dos cabras montesas

La pena fue que apenas vimos a los lobos. Sólo dos y bastante lejos. Pero no se puede pedir más. Los niños adoran la naturaleza y se nota que en ella están mucho más felices. Aún así tuvieron sus peleas (fuimos con más amigos), no sé qué tienen los palos que todos quieren siempre el mismo...

No hay comentarios: