29 sept. 2011

Encuentro de ALE Gandía septiembre 2011

Primero quiero disculparme por la tardanza en escribir sobre el encuento. Pero es que hasta ahora no he podido tener tiempo de comentar mis impresiones.

Estuvimos en Gandía los cuatro días. Hicimos mil y pico kilómetros para acudir, lo que no fue nada fácil con una bebé que cumplió un año en medio del encuentro. A mi marido y a mi hijo mayor no les entusiasmaba demasiado la idea, y yo esperaba que mereciera la pena el esfuerzo que había hecho hacer a todos por mi empeño de acudir.

He de decir que desde el principio todo comenzó a ir bastante bien. Los chicos se divirtieron mucho. Mi marido, como se siente muy a gusto con los niños (sobre todo si son niños ya un poco mayorcitos) se mimetizó entre ellos y fue uno más de la pandilla jajaja. Mi hijo vivió feliz a lo salvaje, apenas lo veía un poco en las comidas...

Yo, con una bebé en pleno apogeo de gateo e intentando ya caminar de forma insistente, intenté asistir a algunos talleres y algunas charlas, al final fui a muchos menos de los que me interesaban, y además a los pocos que asistí lo hice a medias, y creo que el único en el que me pude quedar hasta el final fue el que dio Sibila. Muy muy interesante, por cierto.

De todos modos ya iba sospechando que me sería imposible sacarle algo de provecho al magnífico y amplio programa que había preparado la organización. No pasa nada... otra vez será!!!

El encuentro me gustó mucho. Me sentí BIEN. Allí todo el mundo educaba en casa, como yo!!!! nadie me iba a juzgar por ello, nadie me iba a cuestionar, allí todos respetaban y comprendían mis razones para tomar una decisión tan rara, tan sumamente inusual, tan extravagante.

Me gustó hablar con otras familias, compartir pensamientos y reflexiones, conocer personas maravillosas como Carmen (Ipe), Bárbara, Ana, Carmen, Leticia, algunas con las que hablé mucho y ni siquiera recuerdo su nombre... ay qué despiste de persona!!!

Me encantó reencontrarme con amigos que hace más o menos tiempo que no veía, como Ana y Pedro y sus guapísimos peques, como Carmen y su maravillosa familia, o con Judith y su hijo tan mayor.

El lugar era ideal, me pareció precioso. El entorno, la piscina, el clima... La relación entre el precio y la calidad de las comidas y el estado de las instalaciones fue inmejorable.

Disfruté mucho y superó mis expectativas, aunque no pude aprovecharlo todo lo que hubiera querido porque estuve bastante escasa de energías. La preparación del viaje, que tuve que realizar en unas circunstancias un poco complicadas, y luego los mil kilómetros intentando lidiar con mi pequeño terremoto, me habían dejado exhausta.

El único punto negativo fue que dos horas antes de marcharnos nos avisaron de que nos habían roto el cristal trasero del vehículo.


No pasó nada malo. El seguro se hizo cargo, y además tuvimos la inestimable ayuda del marido de una amiga que nos facilitó el limpiar todas las maletas de cristales y nos ayudó a cerrar la parte trasera del coche para que pudiéramos circular.

El problema fue el agobio que me entró justo al momento de irnos el tratar de organizar qué hacer con todas las maletas, decidir cómo proseguir el viaje (con el coche roto o pedir un vehículo de sustitución), averiguar a dónde llevar el coche a reparar en una ciudad que no conocíamos, etc. Pero al final todo se arregló sin problemas. A veces nos ahogamos en un vaso de agua...

Desde aquí quiero agradecer a ALE, a Daragh y a todas las personas encargadas de la organización del evento todo su esfuerzo y deseo reconocerles su magnífico trabajo.


28 sept. 2011

Objetivos de la educación de mis hijos

Últimamente he estado leyendo bastante acerca de la necesidad de tener una serie de cosas bien claras.

Además este año D. entra en periodo de educación obligatoria, lo cual nos indica que en cualquier momento podríamos vernos requeridos por la administración para dar explicaciones sobre nuestra opción educativa. Por lo cual creo que durante algunos meses voy a trabajar intensamente en hacer un trabajo de recopilación y exposición de ideas fundamentales para tener mayor seguridad interna, tanto a la hora de afrontar nuestro día a día como para un posible requerimiento oficial.

En este caso voy a abordar los objetivos a largo plazo que pretendo lograr en la educación de mis hijos. Por supuesto, serán objetivos ambiciosos, y procuraré no obsesionarme con lograrlos todos al pie de la letra, ni mucho menos que se consigan a una edad determinada, pero también creo que tengo claro que son objetivos generales y lo bastante importantes como para que no vayan a ir variando o fluctuando de forma sustancial.

Los objetivos que por ahora considero que mis hijos deberían alcanzar son los siguientes:

Espero que mis hijos sean personas que sepan convivir con los demás y disfrutar de las oportunidades que brinda la vida en sociedad.

También espero que mis hijos sean personas que sepan estar en silencio y en soledad sin angustiarse. Que puedan aburrirse y no tengan que hacer de su vida una carrera o una huída hacia adelante.

Espero que mis hijos puedan aceptarse tal y como son, lo que no significa renunciar a cambiar lo que en cada momento les haga infelices de su forma de actuar o reaccionar, sino que sepan hacerlo desde el amor incondicional a sí mismos.

Espero que mis hijos sepan afrontar las dificultades y las crisis como oportunidades para aprender.

Espero que mis hijos puedan desenvolverse con soltura en la sociedad que les toque o que elijan vivir, lo que implica tener capacidad para manejar aparatos electrónicos, hacer uso útil y consciente de las tecnologías de la información, aprender sobre sus derechos y deberes como ciudadano, saber interpretar todo tipo de documento oficial, conocer la actualidad socio-político-económica de la sociedad en la que vivan, etc.

Aunque también deseo que tengan acercamientos a otro tipo de sociedad que podría tocarles o podrían elegir vivir, para lo cual deben tener conocimientos sobre agricultura, ganadería, bricolaje, albañilería, reutilización de materiales, uso de energías alternativas, etc.

Espero que mis hijos sientan gran respeto hacia los demás seres vivos y a la naturaleza. Espero que aprendan a respetar las diferencias de todo tipo, pero sobre todo de opinión y creencias ajenas.

Espero que mis hijos sientan gran respeto por sí mismos y aprendan a exigir ese respeto cuando se haga necesario ante los demás.

Espero que mis hijos se conozcan lo suficiente como para elegir de forma libre y consciente una ocupación en la que puedan disfrutar y con la que se sientan plenos y realizados.

Espero que, si eso es lo que necesitan ellos, sean lo suficientemente flexibles y valientes como para poder explorar diferentes ocupaciones siguiendo los ciclos de vida que les toque vivir, y no se queden apegados a algo que ya acabó por miedo al cambio.

Espero también que puedan aceptar de buen grado la posibilidad de dedicarse durante el tiempo necesario a otros trabajos que no les motiven si les resulta necesario para cumplir con sus responsabilidades o sobrevivir.

Desearía que mis hijos se vincularan a otras personas no por "necesidad" o por "miedo a la soledad" sino más bien por gusto de estar con el otro y querer compartir.

Querría poder ayudar a mis hijos para que encuentren la manera de poder expresar sus emociones y gestionar los conflictos sin crearse problemas ni dañar a otros, pero también sin dañarse a sí mismos ni reprimir lo que sienten.

Espero que sean personas honradas y aseadas y que vivan en un hogar digno, en condiciones aceptables de orden y limpieza.

También espero de ellos que sepan alimentarse de forma adecuada y cocinar lo preciso.

Un objetivo fundamental de la educación que deseo transmitirles es el riesgo y el gran poder de las adicciones, tanto las físicas (drogas, alcohol,...) como las mentales (ludopatías, televisión, redes sociales...)

Y como no he reflexionado todavía largo y tendido sobre el tema, dejo esta entrada abierta para poder ir haciendo las modificaciones precisas que considere oportunas.

24 sept. 2011

Parque Jurásico.

Durante el año pasado llevé a cabo un proyecto para D. que fue largo y costoso.

Como le gustan tanto los dinosaurios todo el mundo le habla de la película Parque Jurásico. No considero que sea una película apta para niños tan pequeños. Hay mucha violencia, sangre y da realmente miedo.

Pero me comprometí a escribirle un libro con la historia y fotos de la película.

Cuando le hice la promesa no imaginaba que lo convertiría (con mi meticulosidad habitual) en un proyecto tan pesado.

Fue un trabajo complejo de trancribir los diálogos, describir las escenas, adaptar las partes más violentas, dar explicación a las contradicciones y fallos de la película, además de capturar cientos de fotos, seleccionar las que finalmente usaría, tratar de mejorar un poco el color de las fotos.

Quería regalárselo por su cumpleaños, y estaba agotadísima de leer y visualizar constantemente lo mismo (me he convertido en una experta de categoría en la pelicula). Así que finalmente lo envié a imprimir confiando en que estuviera aceptable.



A él le ha encantado, pero claro... es que no es él quien lo ha leído, se lo hemos leído tres o cuatro veces sus padres. Pero había multitud de fallos, letras de más, letras de menos, cosas repetidas, frases insufribles, incluso faltas de ortografía!!! A mí me dolían los ojos en ocasiones.

Y como necesito ayuda (por lo pesado que se me hace) regalaré el libro en formato electrónico a quien quiera ayudarme a corregirlo, si alguien se anima que me lo comente.

Gracias!!!!

23 sept. 2011

Pirámide alimentaria

A D. le preocupa el tema de la alimentación. Quiere saber por qué no se pueden comer de forma habitual ciertos alimentos, quiere saber "qué pasaría" si los comiera, quiere saber por qué es importante comer de forma equilibrada, qué alimentos se deben comer, qué es sano y qué no es sano.

Cuando vamos al médico y ve la pirámide alimentaria le gusta mucho verla y hablar de ella.



Imágenes extraídas de: http://www.nutricion-dietas.com/2011/02/22/economia-sociedad-y-alimentacion/piramide-alimenticia-naos-2/

Hoy ha surgido un juego muy divertido. Como tenemos un montón de comiditas de juguete hemos comenzado a clasificarlas en una pirámide gigante en la alfombra del salón. Hemos hablado mucho del tema y lo hemos pasado muy bien.

También hemos reflexionado de por qué no seguimos de forma exacta esas recomendaciones saludables, hemos hablado de que en nuestra familia damos importancia a la salud y también al disfrute, así que los ponemos en una balanza y deben estar equilibrados, no pasarse con el disfrute y descuidar la salud, pero tampoco obsesionarse con la salud y no dar importancia al disfrute.

Con D. esta reflexión es especialmente importante hacerla, porque tiene tendencia a la hipocondria y puede llegar a agobiarse si se toma las cosas al pie de la letra.

22 sept. 2011

Nuestro verano con fotos

Cumpleaños:


Agua y arena:


Arena y agua:


Marisco, pulpo y muchas cosas ricas:


Pesca de cangrejos:


Dibujos y más dibujos, hasta un dinosaurio punteado:


Moldeando un rex en la playa:


Bajar y bajar por el tobogán:


Espectáculos de calle: cuentacuentos, malabares y magos.


Visitamos la ciudad de las artes y las ciencias: 


Fuimos al encuentro de ALE:


21 sept. 2011

Baraja del 7 y medio

Estamos de vuelta!!!!

Bueno, pues después de tres meses de tener el blog parado, volvemos otra vez. Aunque no sé con cuanta frecuencia podré escribir ahora.

La pequeña Z. está para comérsela, es muy muy activa, tiene un añito y ya camina y va desmontando toda la casa a su paso, poniéndose en todos los peligros, aprovechando cada descuido, etc.

D. está muy alto y muy mayor. Los seis años le han sentado de maravilla. Está guapísimo y más cariñoso que nunca.

Este verano toda actividad intelectual ha estado paralizada casi por completo, siguiendo los ritmos naturales que yo percibo interiormente. Yo siento que el invierno me invita a retraerme, a hacer más actividades en casa, leer más, aprender más cosas a través de libros, etc. Pero el verano es "para afuera", para lo físico, para la vida al exterior, a la naturaleza.

Así que eso es lo que hemos hecho este verano, y una de las razones por las que el blog ha estado tan parado.

Para Z. ha sido un verano de libertad y asalvajamiento, ha pasado gran parte del día desnuda, trepando por las rocas, chupando todo lo que encontraba, arrastrándose por tierra, arena o cesped.

Ha estado muy feliz, ha aprendido a saludar y pasa el día diciendo "hola" a todo el que se cruza con ella por la calle. Está muy simpática y muy traviesa.

Para D. ha sido el verano de querer empezar a tener amigos. Ha descubierto los magos y la magia. También ha querido aprender a jugar al tenis. Incluso por primera vez ha querido coger una pelota y darle unas patadas, ahora dice "me gusta el futbol aunque yo soy malísimo, soy una patata" (sin atisbo de vergüenza).

Ha estado muy sano y muy feliz, también ha disfrutado mucho de la naturaleza. Además cada día nos asombra y nos maravilla con su gran capacidad para dibujar y con sus comentarios agudos e inteligentes.

Y además ¡¡¡¡¡Ha aprendido a nadar!!!!!

Él solito, tal y como aprendió a bucear. Ha sido super emocionante y ahora se ha convertido en un pez. Lo ha hecho en poco más de una semana, ha sido fantástico.

Este es uno de los aprendizajes que tengo como objetivo fundamental en la educación de mis hijos. No son muchos los objetivos innegociables y básicos que tengo en mente, pero este es uno de ellos, y me siento muy feliz de que lo haya logrado.

En otras entradas iré contando cosas de nuestro verano...