20 jun. 2011

Aviso y disculpas

Esto es algo que no había esperado encontrar, pero sé que cabía la posibilidad de que sucediera.  

He sufrido una mala experiencia con el blog, por lo que he decidido editar e incluso eliminar algunas entradas para dar menos datos personales sobre nuestra familia.

Lo sucedido me ha hecho reflexionar sobre las personas que pueden estar leyendo sin que yo lo sepa y lo que pueden hacer con esa información, desde desvirtuarla y retorcerla hasta atacarme con ella.

Lamento mucho sentirme obligada a tomar medidas respecto a lo sucedido y lo siento enormemente por la mayoría de las personas que lo están leyendo, por si han estado leyendo algunas entradas que ahora no pueden volver a localizar.

A partir de ahora seré más cuidadosa con lo que publico, aunque intentaré seguir poniendo las actividades que hacemos y cómo nos organizamos, ya que a mí me sirve de mucho leer otros blogs similares.

La nueva maternidad

En el blog tenemostetas se propone la creación de una entrada con este título para la participación en un sorteo del libro "La nueva maternidad". Que es un libro que me parece que va a ser interesantísimo, creado por quince madres que se han conocido a través de internet compartiendo sus experiencias.

Aquí está mi reflexión sobre la "Nueva Maternidad"

Creo que realmente hay un movimiento, un cambio, una tendencia en muchas madres actuales. Y creo que sí es algo bastante novedoso, porque aunque incorpora aspectos ancestrales de la crianza, sin embargo esta vez no se hace solamente de un modo instintivo o sin darle el valor que hoy en día representa la recuperación de esos valores.

En esta nueva maternidad la madre se redescubre a sí misma, pasa por encima de consejos, amenazas, coacciones y mandamientos acerca de cómo criar a los niños. En esta nueva maternidad la madre intenta llegar al fondo de sí misma y recuperar su instinto y su intuición. Aprende a saberse sabia, preparada y capaz para tomar las decisiones más adecuadas al respecto de sus hijos. También aprende que para poder encontrar su capacidad instintiva de criar necesita superar barreras intelectuales que le han sido colocadas artificialmente, con lo cual se ayuda de las experiencias de otras madres que han pasado por lo mismo anteriormente, también da crédito a otros "expertos", aunque aprende a cuestionarlos y a quedarse con lo que a ella le sirve, y a usar lo demás para reflexionar, entendiendo que al final nunca se pueden seguir los consejos de crianza de otros, sino que su forma de maternar puede inspirar la nuestra... eso es todo.

La nueva maternidad nos obliga también a superar barreras psicológicas que han sido creadas por nuestra propia educación y crianza, lo cual nos ayuda a madurar, crecer y ser más conscientes de nosotras mismas.

La nueva maternidad no es solo una forma de criar. También muy a menudo se convierte en una terapia, en un encuentro con lo más profundo de una misma, en un cambio en la concepción de la vida entera,...

Consiste sobre todo en aprender a escuchar el corazón más que la cabeza.

Suerte a estas madres valientes con este maravilloso libro.

Eva

16 jun. 2011

Salvar a un gorrión.

Hace unos días estábamos sentados toda la familia en un banco de una plaza y mi hija se entretenía mirando los pajaritos. Eso le dio la idea a su hermano de perseguir a algunos.

Hace tiempo que quiere tener un pájaro en casa, que ya os conté que la tenemos llenita de bichos. Ahora mismo soltamos ya a la salamanquesa, se murió el cangrejo de río y varias arañas, mosquitos y avispas. Pero han sido sustituidos por un renacuajo, moscardones, más arañas, más avispas (en botes de cristal) etc.


El caso es que a mí no me gustan los pájaros encerrados en jaulas, es algo superior a mí. Yo miro desde mi ventana los nidos de las cigüeñas y las veo volar ¡y me dan una envidia! Adoro a los pájaros, pero más por la envidia que les tengo de lo libres que son. Tener a un pájaro encerrado sin poder usar sus alas me parece algo taaaaaaaan deprimente...

Así que en casa no hay (de momento) pájaros enjaulados. Pero eso no impide que mi niño busque la manera de coger pájaros para que sean "sus amigos" (ahora todos son sus amigos, el día que soltó la salamanquesa se le escurrían hasta las lágrimas diciendo que se había despedido de una buena amiga).

El otro día tuvo mucha suerte porque logró coger uno en sus manos. Yo me quedé flipando ¿cómo había logrado coger a un pájaro? Pronto se desveló el misterio. Era un pichón caído del nido. Ya era bastante gordito, estaba a punto de aprender a volar, podía desplazarse unos cuantos metros, pero no lograba volver a su nido.

Al principio se asustaba y saltaba de sus manos, pero luego el niño le dio agua y lo trataba con cariño, así que se tranquilizó.

Se lo puso en el hombro y le acariciaba con su carita... y el pajarito cerraba los ojitos como durmiéndose... ¡pobrecito!

Vimos que sus padres nos sobrevolaban todo el rato, y aunque no podíamos acceder a su nido que estaba muy alto, sí que probamos a dejarlo sobre una rama de árbol cercano. Enseguida llegó su madre a alimentarlo.

La rama era muy pequeña y fina, no veíamos que pudiera dormir allí. Así que le sugerí prepararle un nido. Mi niño y su padre lo fabricaron y pusieron en él al gorrión. Su madre fue enseguida con él. Y allí lo dejamos.

Por la noche D quiso volver a verle, pero el gorrión ya no estaba. Al día siguiente volvió a la misma plaza y lo buscó por todos lados... pero no lo encontró y se puso muy triste.

Yo traté de decirle (porque creo que puede ser verdad) que casi ya volaba y que seguramente aprendió, pues le faltaba muy poco, y que ahora estará lejísimos, conociendo mundo. Pero D sospecha... y como es un poco pesimista duda... y aunque no lo dice sé que siente temor y pena por su amigo el gorrión, el que confió en él, al que ayudó a volar, al que le hizo un nidito y quien le cagó la camiseta jejeje

14 jun. 2011

La cosecha

Este fin de semana estuvimos en el pueblo donde yo pasé todos los fines de semana y vacaciones de mi niñez, y por el camino nos cruzamos con una cosechadora. A mi hijo le fascinó el "monstruo" y quiso saber cómo funcionaba, así que por la tarde nos asomamos al balcón para ver qué campo se cosechaba por los alrededores... y allá que fuimos!!

La verdad es que es un espectáculo ver la máquina trabajando. Hablamos también de muchas cosas, el ciclo de la tierra, la cosecha, la siembra, para qué sirve la paja, para qué sirve el grano, a dónde va ese grano,...

Además de lo que vimos, lo que tocamos y lo que hablamos, tuvimos una experiencia que no esperaba.... nos llenamos enteritos del polvillo que despide la cosechadora (mi niño, que no veía bien el funcionamiento del mecanismo de la siega y tuvimos que acercarnos más y más)... ¡y cómo pica!

¿Colegios o aparcaniños?

Últimamente cada dos de cada tres veces que escucho hablar de conciliación de la vida familiar y laboral resulta que los padres no piden más permisos, más vacaciones, más tiempo en familia... no, porque cada vez hay más que están en realidad exigiendo que los colegios abran más horas, que los niños tengan menos vacaciones, tener que "soportar" menos tiempo en familia.

Me da mucha pena esta situación, pero en realidad comprendo que estar con los niños, sobre todo estar presente con ellos, es difícil si no lo practicas a diario. Es como hacer deporte, pues si uno va todos los días su cuerpo se acostumbra y disfruta del ejercicio, pero si lo dejas durante un montón de días y sólo practicas de vez en cuando te mueres de agujetas.

Pues esto es lo mismo... a los padres que les cuesta estar con sus hijos y los apuntan cada vez a más y más cosas, cuando llega el verano o las vacaciones de Navidad se les hace un mundo. Incluso el fin de semana es para muchos padres demasiado largo y no saben qué hacer con los niños.

No los critico, los puedo comprender, seguramente me pasaría esto con mis hijos si no me hubiera obligado desde que mi mayor era muy chiquitín a encontrar la forma de no escapar del trabajo personal de estar presente que me demandaba mi hijo.

Pero sí que critico la actuación de las administraciones, que dicen velar por el interés de los niños, pero que se venden luego al mejor postor... a las demandas de los padres (que son los que votan y pagan los impuestos) abriendo cada vez más los horarios demenciales de los colegios y no regulando de ningún modo el número máximo de días y horas que los niños permanecen en instituciones sin ser cuidados por sus padres y sin poder estar en su propia casa. No se vela por esos derechos fundamentales de la infancia, sino que se pliegan a los intereses de unos padres cada vez más oxidados y temerosos que no saben cómo criar y educar.

No sé dónde encontré el chiste, lo tenía por ahí guardado y quería compartirlo...

12 jun. 2011

Durmiendo en casa de yaya

¡Qué dulce y especial es quedarse a dormir de cuando en cuando en casa de la abuela!

Cada vez que mi hijo dice que se queda a dormir con su yaya yo no puedo evitar acordarme de la ilusión que sentía al ir a dormir a casa de mis abuelos.

En cada casa había una serie de cosas muy distintas, pero ambas tenían mucho en común, se esmeraban en darme de comer lo que más me gustara, aunque fueran cosas muy sencillas. Cenar puré de patatas o desayunar un huevo frito era una delicia cuando está hecho con tanto amor.

Las abuelas nunca tienen prisa porque te duermas, no te atosigan. Te despiertas y alegremente te incluyen en su rutina, te preparan el desayuno, salís juntos a comprar, le acompañas en sus tareas diarias... y a ratos juegas a su lado, saboreando la calma y la ausencia de estrés con que se mueven las yayas... pues la vida les ha hecho comprender que por mucho que corramos llegaremos todos al mismo sitio.

Algunas noches cuando mi hijo no está en nuestra cama y sé que duerme con su yaya, suspiro esperando que sea tan feliz como yo lo fui en esos momentos, y entonces, me abrazo a mi hijita y me duermo recordando los olores, los sabores y el amor que vivía yo en casa de las yayas.

9 jun. 2011

Las ventajas de que los niños no lean demasiado temprano...

Estos días estaba yo reflexionando las cosas positivas que me aporta que D no lea todavía. Que no son pocas eh!!! me parece justo escribir sobre esto porque siempre parece que aprender las cosas cuanto ANTES siempre significa MEJOR. Pero no es así.

Por ejemplo, esto me permite leerle a mi hijo muchos libros que de otro modo no disfrutaría. Le acerco a un montón de literatura que él no sería todavía capaz de seguir.

Ahora mismo estamos leyendo muchos comics de Asterix. Algunos son más complicados que otros, son muy curiosas las enormes diferencias que hay entre ellos, algunos son como para niños de su edad y otros parecen casi para adultos, es curioso... como si no los hubiera escrito la misma persona. Tal vez ocurrió que tuvo fases diferentes en que escribía para un tipo de público distinto.

El caso es que algunos tienen juegos de palabras y chistes que son demasiado difíciles para él, si se los leo y no los entiende siempre me pregunta y entonces cortamos la narración. Esto es muy enriquecedor, pero si se repite y se repite de forma constante él se acaba frustrando, así que si veo que hay muchos juegos de palabras seguidos o muchas cosas difíciles voy omitiendo algunas, cambio lo que dicen los personajes en ese punto concreto. Así puede seguir el hilo de la historia mucho mejor.

Otro ejemplo curioso. Estos días se ha celebrado en mi ciudad la feria del libro, y han hecho actividades y concursos para niños. D participó en una Gimkana y su equipo ganó, así que le regalaron dos libros. Uno de ellos por participar, y otro por ganar.

El de ganar está muy bien, ya lo hemos leído y le ha encantado, es el libro de la película Monstruos SA pero novelizado, no de estos con poca letra y muchos dibujos, sino como para niños más mayores, la verdad es que ha estado genial, le ha gustado mucho.

Pero el de participar, que se lo han regalado a como unos trescientos niños de mi ciudad durante estos días de la Feria en diversas actividades, es un libro pésimo. Se titúla "Cuentos para despertar", pero su verdadero título debería ser "Cuentos para no poder dormir"

Está editado por la concejalía de igualdad, lo cual significa que quizás el valor que tienen los cuentos es que han sido escritos por personas que, por diferentes razones, no tienen la capacidad técnica para escribir mejor. Yo no dudo que estos cuentos, que en muchos casos no tienen una estructura adecuada ni sentido ni apenas interés, sin embargo tengan mucho valor por haber sido escritos por los que los hayan escrito y sus limitaciones personales.

Pero el libro esto no lo explica por ningún lado. Hay que entenderlo o entresacarlo. Y por otro lado, en ningún caso son cuentos PARA NIÑOS. Esto me lo pueden regalar a mí como adulta, explicarme qué tipo de personas han escrito estos cuentos y yo lo valoraré como tal.

Pero se ve que una vez gastado el dinero del contribuyente en hacer una tirada de miles de ejemplares que no han conseguido vender, se les ha ocurrido la maravillosa idea de endiñarles este libro a los niños... se ve que para que no tomen ningún tipo de gusto por la literatura... o dando por hecho de que como los niños no leen pues daba igual la basura que les regalaran... o quizás porque estamos en crisis y era regalarles esto o un ejemplar viejo del periódico del mes pasado (creo que hubiera sido mejor el periódico,.. igual traía algún sudoku)

Pero claro... el niño, feliz con su regalo en la mano, me pidió que le leyera el librito... sin darme ni tiempo a atisbar de qué iban esos cuentos.

Empecé a leer por una página cualquiera. Y sale un cuento de hienas. Esto pinta bien, esto le gustará....

Nos acercamos al final del cuento y no tiene pies ni cabeza. Así que empiezo a leer más lento a viva voz y más rápido interiormente, cambio el final a toda pastilla y mi hijo queda encantado con el cuento. Bueno... vamos a leer otro. También de hienas... esta vez ya no digo estupendo... primero lo leo yo, dame un segundito...

Menos mal que lo leo yo primero. Aquello era infumable, no había ni una frase con sentido. El cuento me da una idea y le digo que ese no se lo leo, que se lo cuento yo porque allí lo cuentan raro.

Dejo el libro aparcado y me digo que lo revisaré a ver qué pasa con él.

Pero no me da tiempo. Le han gustado MIS cuentos de hienas, así que quiere más. Me trae el libro y me dice "lee".

"La noche de los Reyes Magos". Yo empiezo a temblar... a ver de qué va esto...

Bueno, un dramón terrible. Una niña de la postguerra que no tiene dinero para nada y que un día encuentra una monedita y piensa que los Reyes Magos le traerán muchas cosas. Pero se la da a su mamá y su mamá le dice que ya es muy mayor para creer en los Reyes y que esa monedita es para comida. Y la niña se hace mayor de golpe cayéndole dos lágrimas que no ve su mamá.

Contado de un modo penoso, un cuento lleno de tristeza y resentimiento, sin pizca de gracia y con menos fantasía, y encima que dice directamente a los niños que los Reyes Magos no existen.

Me indigné de verdad. Y no pude evitar pensar en muchos niños a los que regalaron el libro y que pueden leer y van a leer este cuento feo y que asesina sueños y deseos infantiles por puro despecho.

Me inventé otro final sobre la marcha, pero este no me quedó nada bonito, bastante soso... (la verdad es que bastante tenía yo con hervir de indignación). Y no le gustó. Y aproveché para decirle que ya no había en ese libro más cuentos bonitos, que solo estaban los de las hienas.

He revisado el libro y es HORRIBLE.

Un cuento va de una anciana que ve cómo sacan a una mujer marroquí del maletero de un coche y se escandaliza. Mientras que la marroquí se escandaliza de que la anciana se caiga y nadie le ayude en medio de la calle... de verdad... ¿hay derecho a que le hayan regalado esto a los niños? Es una vergüenza y una basura. Estoy por quejarme al ayuntamiento.

Menos mal que mi hijo no lee todavía!!!!!

7 jun. 2011

Aprendiendo sobre el ADN

A D le interesan algunos temas que "corresponderían" a cursos mucho más avanzados, mientras que "ciertas materias" más correspondientes (según la escuela) a su edad no le interesan ni lo más mínimo.

Algunas de las cosas que le interesan mucho son las más enormes (el universo) y las más pequeñas (átomos, células, ADN).

El otro día charlando sobre el ADN me hacía preguntas difíciles y yo trataba de explicarle cómo cada célula de nuestro cuerpo tiene la misma información genética y se me ocurrió una manera de mostrarle cómo puede ser esto posible.

Así que hicimos una cadena de ADN de plastilina.


El primer paso fue hacer bolitas de cuatro colores distintos.


Después hicimos una cadena cualquiera de bolitas sobre una tira-base de plastilina rosa. Y con la ayuda de unos palillos cortados en cuatro partes fuimos añadiendo las parejas. Él decidió que la amarilla iba con la azul y la roja con la verde. Así que tuvo también que trabajar la concentración para poner cada una con su pareja.


Una vez hecha esta cadena hablamos de muchas cosas, sobre los genes, sobre qué son exactamente las "bolitas", cómo se enrolla la cadena y se hacen los pares de cromosomas. De que esto va en el núcleo de cada célula, etc.

Él escuchaba muy atento y se enteraba de todo, aunque como es normal no lo recordará, le quedará solo la vaga idea de lo que hablamos. Pero es lógico, hasta a mí me cuesta poner en orden cada cosa cuando lo hablamos. Lo importante es mantener su interés y solidificar las bases sobre las que luego se asentarán sus futuros aprendizajes.

Al final pasamos al asunto que nos había traído hasta la actividad. Le animé a imaginar que esta tira de ADN esta dentro de una célula "vieja" que se quiere reproducir (aquí también hablamos de que las células son seres vivos dentro de otros seres vivos, y recordamos que son vivos porque nacen, respiran, se reproducen, se alimentan y mueren)

Y después le ayudé un poco para partir la tira por la mitad. Le expliqué que dentro del núcleo había "volando" más bolitas y le hice una escenificación de cómo una amarilla pasaba por ahí y se encontraba un hueco sobre una roja y se intentaba colocar pero no era posible, y en cambio venía una verde y se colocaba. Esto le gustó mucho, lo hice con unas pocas más y luego él siguió poniendo todas las bolas de ambas tiras.

Cuando acabamos quiso comprobar que efectivamente las dos tiras eran iguales a la primera que habíamos hecho, para lo cual hicimos fotos de las dos fases.


Creo que le quedó muy claro cómo se puede duplicar la cadena de ADN y que sea siempre la misma, gracias a la propiedad de unirse siempre por pares de bases iguales.

Es una actividad divertida y de la que se aprenden muchas cosas, a nosotros nos surgió espontáneamente y os la recomiendo, creo que les gustará a los niños.

6 jun. 2011

Aprendiendo a leer con comics IV

Heidi

La serie completa de Heidi la leímos el año pasado, pero de vez en cuando D coge algún album y me pide que lo leamos de nuevo. A mí no me importa, creo que ya de niña los debí leer unas cien veces.

¡Cómo me gusta Heidi!

Tiene unos valores estupendos. El abuelo, un homeschooler convencido, ya no eso, sino un unschooler radical jajaja.

Heidi, una niña criada en sus primeros ocho o nueve años de vida entre animales y plantas, libre en las montañas. Que, precisamente por eso, adquiere después de forma rápida y eficaz los conocimientos académicos, manteniendo una personalidad limpia y pura que adora todo el mundo.

La crítica feroz a la educación rígida y sobreprotectora.

El amor por la naturaleza y los animales.



El valor de las cosas sencillas, los animalitos de madera que tallaba el abuelo para Heidi, la cama de heno (la más cómoda del mundo para Heidi). Mi marido se burla porque siempre comían pan y leche de cabra... ¡y lo felices que eran así!

Hubo una época en que la serie se despreció mucho, se le acusó de ser un "dramón" que traumatizaba a los niños pequeños. Yo no sé dónde ven todo eso, no hay nada de drama, y sí mucha dulzura, mucha sinceridad y muchos valores humanos que son preciosos para transmitir a los niños.

5 jun. 2011

Aprendiendo a leer con comics III

Asterix

Los comics de Asterix y Obelix son especialmente geniales. De lo mejor que he leído jamás en comic.


No solo son muy divertidos y entrañables, sino que además nos introducen al mundo romano, se pueden aprender algunos personajes y hechos históricos y las costumbres de la época, se pueden leer frases en latín, y se dan unos bonitos paseos por multitud de países. A través de sus libros aprendemos geografía, cosas típicas de cada país que visitan, etc.


Intentamos leer alguno el año pasado con cuatro años, pero no los entendía y se le hacían pesados. Sin embargo, ahora con casi seis años los entiende muy bien y le divierten mucho. Y a mamá también, eso es muy importante jejeje

3 jun. 2011

Buena y mala literatura moderna infantil.

D todavía no lee pero hace tiempo que accede a los libros más populares entre los niños de primaria, que le leemos su padre o yo.

Ya hemos leído muchas series completas. Personalmente algunos me gustan mucho, otros no tanto. Hoy analizaré algunas de esas series:

Kika superbruja (algunos libros más divertidos que otros), además da pie a aprender muchas cosas a partir de las historias de los libros.

Gerónimo Stilton. Para mí son libros pobres, absurdos, sin contenido, aburridos, repetitivos, y muchos de esos son burdas copias de las ideas de otros. Los más "gordos" estilo "Viaje al reino de la fantasía" son algo más aceptables (pero no el 2, ese es pésimo), aunque un libro que necesita recurrir a olorcillos para atraer... en fin. De todos modos a mi hijo le han gustado, sobre todo el tema de los olores, y también algunas de las historias.

Bat Pat. Tampoco me dicen gran cosa, algunos son mejores, tienen historias más originales e imaginativas, pero en general son bastante pobres en cuanto al estilo.

Jacobo Lobo. Este es mi favorito. A mi peque también le gustan mucho. Me gustan estos libros por el mensaje que envían, integrador, respetuoso con el medio ambiente, etc. Pero sobre todo porque son interesantes, divertidos, originales y mantienen muy bien la tensión.


1 jun. 2011

Entomólogo

De repente, en una semana, nos hemos hecho con una increíble colección de insectos.

Cogemos los bichos que encontramos por nuestra terraza, los atrapamos en botes de cristal, los observamos con lupa y controlamos a ver cuánto viven.


También D y su papá han pescado un cangrejo de río, lo tenemos viviendo en la terraza... pobre bicho!!! pero como dice mi hijo "mamáaaaaaaaaa es un experimento!!! jo!!!!" Tiene razón... total, con la de vacas y pollos que nos comemos, no vamos a ponernos tiquismiquis por un cangrejo...

Somos muchos en casa!!!

Tenemos dos moscas y dos avispas ya muertas, cuatro mosquitos gigantes (uno todavía vive), un escarabajo también muerto.

Y los vivos (aparte del mosquito):

Una salamanquesa sin cola (la soltó al intentar atraparla y ahora le está saliendo). A esta la queremos cuidar, así que estamos tratando de averiguar cómo alimentarla y cómo acondicionarle un espacio mejor para vivir.

Una araña con el abdomen llenito de huevos (a esta yo me niego a alimentarla y conservarla ugggggggggg, aunque el niño que haga lo que desee)

El cangrejo de río que disfruta de un pequeño estanque al que vamos a añadirle arena y algunos troncos de árboles o piedras con agujeros. Le damos de comer hojas medio podridas de puerro, que es lo que tenemos. Dice la información que es carroñero y detrívoro... así que necesitamos cosas podridas... en fin!!

A ver qué hacemos con tanto bicho si nos vamos a pasar las vacaciones a Galicia en menos de un mes!!!!